Blogger Template by Blogcrowds.

Desde bien pequeño me ha gustado Friends, trataba impulsivamente de ver la serie cuando la emitian en Canal+ en abierto, y posteriormente fui cazando capítulos aquí y allá hasta que finalmente la pasaron tres o cuatro veces en Cuatro.
Siempre me sentí muy identificado con mi personaje favorito, Chandler Bing, interpretado por Matthew Perry (quien participó en esa genial comedia que es Falsas apariencias junto a Bruce Willis). Tenía un encanto especial, y siempre encontraba algún paralelismo entre sus ocurrencias guionizadas con mis propias vivencias. Era ese pequeño perdedor que, de vez en cuando, y sin saber cómo, jugaba sus cartas magistralmente y conseguía un pequeño gran triunfo, un hombre, podría decirse, acostumbrado a los reveses del destino, pero que le plantaba cara a las desgracias con una sonrisa y sentido del humor. Ganaba y perdía batallas continuamente, pero siempre elegía mirar el lado bueno de cada cosa. Chandlear me infuyó bastante en la forja de mi peculiar carácter, no en vano me han comparado varias veces con él, con el perdedor triunfador.
Os pondré en situación para que entendáis un poquito más y mejor toda esta verborrea sensiblera y nostálgica, a la par que ligeramente entretenida (venga, reconocedlo, habeis esbozado una sonrisa con algunas líneas escritas más arriba).
Hará cosa de una semana, con motivo del cumpleaños de una amiga, llamémosla R, acudimos todos al Black Sheep, nuestro Central Perk particular, aunque no solemos ir con tanta frecuencia (para nuestro disgusto), y entre los "sospechosos habituales" vino una amiga de R, llamémosla L. Ya sabéis, la típica amiga-de-una-amiga, que has visto un par de veces, que te cae bien y poco más, pero, a fin de cuentas, está ahí.
Pasada la primera jarra de cerveza, varios platitos de cacahuetes y muchas barbaridades dichas y recibidas con jolgorio, quizá por los vapores alcohólicos que nos envolvían, L, sin previo aviso, se volvió hacia mí y me metió la lengua hasta la garganta. Y el novio estaba sentado a su lado. ¡Toma ya!
Y no sólo eso, sino que el resto de la noche estubo haciéndome proposiciones indecentes, incluso me dijo de quedar un día para hacer todo lo dicho realidad. ¡Toma, toma toma!
Días después, todavía sin caber en mí del asombro, decidí llamarla, qué demonios, la chica no estaba nada mal, y si de verdad estaba interesada en mí... Además, ¿qué podía perder? De modo que agarré el móvil y me respondió una voz zalamera, incitante, que dijo que sí, que adelante, que el miércoles nos vemos y que sea lo que Dios quiera...
Yo, evidentemente emocionado, me paresuré a preparar un escenario idílico sin renunciar a mi esencia. Desparramé unos pocos cómics sobre mi mesa para marcar el territorio, limpié la casa lo mejor que pude (y a mí mismo), me puse mis mejores galas e incluso preparé un CD en mi mini-cadena de Leonard Cohen donde, oh, sí, amigos míos, estaba, cómo no, Hallelujah. Iba a quedar como un campeón. Con dos cojones.
Cinco minutos antes de la hora de la cita me mandó un SMS. Que se encontraba mal, estaba enferma, y no podía quedar.
Pues oye, nada, es igual, ponte mejor y hasta la próxima, sin prisas ni preocupaciones, que aquí todos somos muy modernos y todas esas chorradas.
Aunque nada de eso evitó que me fuese con un colega a emborracharme a base de birras y acabar potando en el baño de mi casa. Youhuuu...
Días más tardes me llama un colega, uno de los "sospechosos habituales", y me dice "oye, tío, vente, que hemos quedado todos, incluso va a venir L" ¿Pero no estaba enferma? Le digo que no, que es igual, total, ya había quedado con otra gente, además, no podía salir hasta muy tarde por razones personales.
Al día siguiente moví ficha, la llamé, le pregunté que qué tal estaba, todo muy cortesmente, como un caballero, al estilo de Frank Sinatra o Humphrey Bogart, y que si podía quedar esa tarde. Me dijo que no lo sabía, que lo más seguro era que sí, pero que antes tenía que escaquearse de comprar un vestido para una boda, pero que no importaba, me llamaría para decirme si sí o si no.
Una vez más, corrí a desparramar cómics, colocar el CD y ducharme tan a fondo que casi se me salta la piel.
Pasaron las horas y yo seguía delante del ordenador, solo, viendo la primera temporada de Cómo conocí a vuestra madre, y sin recibir noticia alguna. La llamé tres veces, las dos primeras no me contestó, a la tercera había apagado el móvil.
Me da en la nariz que sólo es una chica que juega conmigo, otra de tantas. No sé, debe de haber algo terriblemente divertido que no acabo de entender en jugar así con alguien, en tener un perrillo faldero o algo por el estilo. No acabo de entenderlo.
Pero, eh, ¿sabéis qué? ¡Al demonio con todo eso! ¿A quién le importa? Vale, no he podido cepillarme a la chica, pero hay un montón más ahí fuera. Ya me llegará el día. Cualquier día aparecerá mi Monica Geller, o quizá siempre ha estado ahí pero todavía ninguno de los dos se ha dado cuenta, tanto da.
Dicen que dentro de un tiempo lo recordaré y me reiré de todo esto. La verdad es que ya me estoy riendo de todo esto, mirándolo retrospectivamente es bastante gracioso, debo reconocerlo, diablos, incluso me estoy riendo escribiendo esta farragosa parrafada. Y es que, al mal tiempo, buena cara. Al igual que Chandler, me defenderé con chistes, unos mejor y otro peores, pero siempre con buen humor.

P.D.: Y a mí el spin-off de Joey me gustaba, ¿qué pasa?

10 notas:

Historias en las que hemos sido simple entretenimiento para alguna pava todos hemos tenido, duele y parece irracional. Pero pasa.
Solo espero que haya sido un malentendido y todo salga bien al final (que podría ser también).

Ah, y el Spin-off de Joey olia un poco de lejos, no? XD

12 de abril de 2009, 13:21  

Se que no viene al tema, pero te contare un cuento de terror.

El otro día un amigo, me dice por el msn. "Dio, te vienes a ver Dragon Ball la película" a lo que evidentemente dije que no. Pero victima de su persuasión, su gratuidad y el preestreno acabe allí.

El motivo de que me invitara, se debía a que un pobre hombre participo en un concurso de "manda un sms y gana un pasa al preestreno"

Bien, el "premio" eran 100 entradas. (Si toma aire) El hombre invito a 100 amigos, no se cuantos le retirarían la palabra. Así que tras la reunión, nos hicieron el paseillo, digo el pase de la película.

A los 5 minutos grite, "ya, me voy". No ya mucho la atención, dado que a nadie salvo a 1 le gustaba la pota de mierda hedionda, digo película.

"callaos frikis" grito, a lo que le respondieron "si, pero muchos". Y pudimos rajar y gritar frente a esa mierda con tranquilidad.

Luego compartimos opiniones. A nadie le gusto.

ES HORRIBLE EN TODOS LOS PLANOS DE LA EXISTENCIA!!!!

Pero por suerte, amenaza con una segunda parte. Con un Picolo en cama pidiendo mimitos.

12 de abril de 2009, 16:32  

Las tías son malas por naturaleza, el señor las hizo así al crearlas, por eso debemos esperar siempre lo peor de ellas, sobretodo en esta sociedad actual en la que no se atan a un hombre que controle sus malvados pensamientos.

12 de abril de 2009, 16:52  

Catapam-phssss!!! (no he podido evitarlo)

Todos los hombres somos facilmente manipulablñes a manos de las mujeres, es nuestra naturaleza

Eso si, menudo ritual de preparacion que tienes, los comics en la mesa, el disco... ¡¡¡incluso ducharte!!! xD

Y cambiando de tema... esto, ¿cuanto te ha costado el billete de tren hacia barna? y ¿es para estar varios dias o solo uno? Esque Naxo me intenta convencer de quedarnos alli todos los dias que dure el salon... :)

12 de abril de 2009, 17:01  

Uno de los temas en general que más me fascinan son las relaciones hombre/mujer. Creo que por mucho que lo intente no las entenderé del todo nunca.

Ah... ¡Que vivan las referencias a Matthew Perry y/o a sus personajes! Sabes de lo que hablo.

12 de abril de 2009, 17:28  

¡Ah, las mujeres, siempre merando la perdiz!
Por cierto, en Metropolitan te esperan dos que nunca te fallarán...

13 de abril de 2009, 1:26  

A ese tipo de chicas ya sabes como se las llama (CALIENTAPOLLAS, por si no habías caido a cuenta).

Tío, búscate una mujer que diga que te desee pero de verdad.

Un besote (anda que te iba a dejar yo pasar hambre...y lo mejor es que hemos estado en sitios a la misma vez sin haber leido nuestros blogs mwahahaha). Jo, odio a Kawo.

Esa chica sólo quiere tener un tío fijo por si los otros cuatro que le gustan más no están disponibles.

13 de abril de 2009, 10:58  

como ya te han dixo, el mundo esta lleno de calientapollas... alguna de ellas amiga mia.. borja, si es solo por el polvo pasando, y si la tia te interesaba ahora ya sabes como es..

pd: el spin off de joey se salia XD

13 de abril de 2009, 16:51  

Hust: Eh, al menos pillé uno de los mayores pedos de mi vida sin necesidad de güisqui xD

Altheinar: Si es que esa peli no se tiene que ver ni gratis xD

Kaworu: En ocasiones me da smiedo, menos mal que sé que eres un tipo legal xD

Denbrough: 40 euretes si los reservas a partir de ya, sino, te costará más. Ida y vuelta el sábado. Y es "pata-pam-pis" xD

Fleming: No, no sé de qué demonios me hablas, como muchas otras veces...

Misaoshi: Me halagas, pero eso no quita que no tenga posiblidad alguna de llevarte al catre xD

Aeris: ¡Bien! ¡Por fin alguien más a quien le gusta el spin-off de Joey! Ya no estoy solo en el mundo xD

13 de abril de 2009, 20:56  

Yo también me río. xDD

Nada, a las que juegan raro ni caso. Si has de jugar que te den las reglas primero porque si no es horriblemente mareante. xD

15 de abril de 2009, 1:03  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal